¿Cómo aprendemos en los cursos online?

Los seres humanos aprendemos de diversas formas y cada una con una determinada eficiencia, que podemos medir en el porcentaje de la información recordada tras el aprendizaje. En base a estos datos, se construye la “Pirámide del aprendizaje” que desarrollaron entre varios expertos: E. Bales; C. Blair; E. Dale y W. Glasser.

Ésta es la “Pirámide del aprendizaje”:

Así, aprendemos el 10% de lo que leemos (textos), el 20% de lo que oímos (podcasts), el 30% de lo que vemos (imágenes), el 50% de lo que vemos y oímos (vídeos), el 70% de lo que discutimos con otros (debates en foros de discusión, chats), el 80% de lo que hacemos (actividades prácticas) y el 95% de lo que enseñamos a otros (exposiciones)

Se suele hacer poco uso de los sistemas más efectivos de aprendizaje: los debates en los foros de discusión y chats y las actividades prácticas donde se demuestre lo que se ha aprendido. Estas prácticas pueden también exponerse después, enseñando a los demás lo que se ha hecho. Es en estos sistemas donde creemos que se debe hacer más hincapié.

En estos tiempos de confinamiento por el coronavirus, donde los profesores se han visto forzados a “dar clases online“, lamentablemente la mayoría se limitan a poner textos online y responder dudas por correo electrónico.

En los cursos más comerciales, se tiende a poner un montón de clases en vídeo online largas, donde es difícil mantener la atención y la mayoría de ellos no tienen ni siquiera un profesor que guíe el curso, proponga actividades y al que consultar dudas.

Nuestra intención es desarrollar sistemas de formación online, metodologías y cursos online eficaces y eficientes. Cursos gestionados por expertos en cada materia formados como docentes online. Cursos donde se aprenda haciendo actividades prácticas que asienten el conocimiento aprendido. En eso trabajamos aquí.

Sobre los que se llaman a sí mismos “diseñadores instruccionales”…


Tras mi intensa recolección de contactos profesionales relacionados con e-learning en LinkedIn (ya tengo más de 6.000 a nivel mundial), me he encontrado con muchos “profesionales” del área que se llaman a sí mismo “diseñadores instruccionales”. La inmensa mayoría no tienen ni idea de lo que significa ese término. 😛

instructional-designer

La mayoría de estos supuestos “diseñadores instruccionales” son, simplemente, gente que se dedica a hacer transparencias en PowerPoint para cursos online y luego las pasan por Adobe Captivate, Articulate Storyline, o Lectora para generar lo mismo en HTML 5 en formato estándar para contenidos de e-learning: SCORM.

Me da mucha pena esa gente porque, en mi opinión, no tienen ni idea de lo que es la formación online. Un diseñador instruccional debería ser una persona que diseña experiencias de aprendizaje efectivas, que tiene claro los objetivos de aprendizaje de cada curso y  que los cumple haciendo, sobre todo, actividades que desarrollen esos objetivos. También genera contenidos, es cierto, pero eso es lo menos importante. Un buen curso online puede hacerse sin contenidos (basta con poner una actividad para que los alumnos busquen esos contenidos en Internet), pero jamás se debe hace sin actividades.

Lo más parecido a una actividad que esa gente conoce son los “exámenes tipo test” autocorregidos por su LMS de preferencia (Moodle, Blackboard Learn, etc.) Yo considero que ese tipo de “exámenes” no deben ser más que actividades de asentamiento de los contenidos y que no deben de tener un número máximo de intentos, sino permitir al alumno que haga la “autoevaluación” tantas veces como quiera y sólo se almacene la calificación del último intento. Si ésto se hace bien, cada intento tendrá preguntas distintas aleatoriamente escogidas de una buena base de datos.

En definitiva, que creo que lo más importante que tiene que diseñar un “diseñador instruccional” son las actividades del curso para lograr los objetivos del mismo. Además, creo que la mayoría de esas actividades deberían ser resueltas por los alumnos de forma colaborativa en los foros del curso (esos “diseñadores instruccionales” muchas veces diseñan cursos que ni siquiera tienen foros de discusión, cuando para mí son la parte más importante de los cursos online). Entre estas actividades colaborativas, las autoevalaciones y un trabajo final individual se puede definir la evaluación final del curso.

Tenía que contar ésto porque no soporto los cursos que consisten en pasar transparencias una tras otra y hacer exámenes tipo test con 3 intentos. 😛  Si alguno coincide conmigo, le ruego me deje algún comentario al respecto en el blog.

Gracias. 🙂